miércoles, 10 de febrero de 2010

Un sueño impresionante




Asistí al recital de danza que ofrecía la escuela en la que baila mi hija con las ganas justas para no decepcionarla. Era viernes por la tarde y llevaba ya los párpados llenos de sueño acumulado.

Nunca le he encontrado el sentido a la danza, así que los que me conocen no se extrañarán de pasara lo que pasó.


En cuanto tomamos asiento en una de las butacas más alejadas de la platea, Vivaldi comenzó a deleitar nuestros oídos con sus cuatro estaciones, y entre el calorcito del teatro, el peso de mis párpados y un tema tan relajante... Me dormí.


Ese tema siempre me hace recordar las clase de música de mi infancia, en las que un profesor muy hippie nos instaba cerrar los ojos y transportarnos a un campo primaveral lleno de flores y mariposas (que yo visualizaba como un cuadro impresionista) y en las que yo casi siempre acababa igual; dormido.

Así que allí que me plantó Morfeo, en ese entorno tan bucólico y pastoril de mi infancia, pero con veinte años más en la mochila.

Respiré hondo llenando mis pulmones de la positividad que emanaba todo aquello y descubrí que al hacerlo, los puntitos de colores que formaban el paisaje creaban remolinos ascendentes que se introducían por mi nariz coloreandome del mismo modo que todo lo demás.
Como es lógico, me asusté e intenté no respirar (me gusta parecer normal, incluso en sueños), y como es lógico no pude hacerlo. Así que me relajé de nuevo con la música y dejé que el impresionismo me llevara a su terreno.

Al finalizar el proceso de "impresionización" (???), todo lo allí presente me acogió como parte de sí. Los pajaros revoloteaban entorno a mí, las flores polinizaban mis tobillos y hasta un nutrido grupo de mariposas me invitó a bailar con ellas.

Acepté gustosamente impresionado ( jiji ) por su excelso colorido, y comencé a seguirlas en una estúpida danza (nunca habría efectuado tales movimientos en estado de vigilia) que hasta a mí me hacía dudar de mi sexualidad, cuando repente... Unos gritos guturales llamaron mi atención al otro lado de cuadro.


Un taxi cubista con un palillo sujeto a la rejilla delantera que hacía las veces de boca me gritaba:


- ¡¡Afrancesaooooo!! ¿No te da vergüenza? ¡¡A tus años y con esas mariconás!!


No daba crédito a lo que veían mis impresionados (jiji) ojos, pero no podía dejar de bailar, no quería dejar de hacerlo.


- ¡¡No quiero dejar de bailar con las mariposa, taxi cubista del demonio!! - Le espeté lo más alto que pude.

Pero de mi boca solo salían letras de colores (y todos sabemos que los taxis cubistas no saben leer). Así que decidí gritar mas fuerte, y repetí la frase tantas veces como pude, hasta que unas atroces sacudidas me hicieron salir del sueño.


Al abrir los ojos me encontré la cara de mi hija cubierta de un rubor espectacular, rodeada de un teatro en total silencio lleno de gente mirándome con gesto impresionado (jiji).


Joder con las mariposas...

21 comentarios:

Chica-T dijo...

Molaaaa....a la vete a la cama, que me parece que el peso de tus parpados son proporcionales a las horas en el taxi.

Sherpa dijo...

Jejeje, creo que se me a ido un poco el panchito... en fin será cuestión de hacerte caso.

Helión_TaX dijo...

Madre mia que largo.
Mañana me reservo un par de horas para acabarmelo.

taciturna dijo...

No sé si estoy desvariando pero me da que varios bloggers que yo me sé estan jugando hoy a construir post en base a un "baile de mariposas"...

je, divertido juego pero os pillé!

besos con mariposas que bailan.

Saturnino dijo...

Esta bien pero.....no sé, me parece poco juvenil quizás demasiado maduro, tal vez de padre casi abuelo..,

simpulso dijo...

Me estoy imaginando cómo sería un taxista con la cabeza cubista, y me vienen mogollón de rostros conocidos a la cabeza. El tuyo no, claro. Tú has de sher pa nosotros, eshcribir pa nosotros, afrancesados todos.
Este post se ha merecido que te haga un francés cuando te vea.

Gema dijo...

Bonito post, con ida de olla incluida, pero precioso, cada día escribes mejor, sigue así.
Ojala pudiéramos todos alguna vez poder bailar con las mariposas, seguro que es una experiencia muy confortable y armónica.
Muchos besos.

Gusy dijo...

Fliiiiiipo menos mal que publique el primer sino no lo hago, muy currado.
Me parto la caja porque no seria muy difícil que me pasara algo parecido.
Guuuuaaiii.

valkiria dijo...

joderrrrrrrrrrrr sherpa tienes un problama con el sueño......... o es k te drogas y no me lo as contado???. jajjajajja. Lo peor de todo es esa pobre de mi sobrina tratando de despertar al muyyyyyyyyyyyyyy dormido de su papa. ERES BUENISIMO, siempre consigues impresionarme. K TE KIERO JOEEEEEEEE. besitos

Anónimo dijo...

jajaj,muy bueno sherpa,que diria freud..mirate eso killo.muy bueno.sincobesos,lola de cai

Helión_TaX dijo...

Madre mía, no se como sales a la calle después de eso. Yo soy tu hija y te castigo en el baño sin salir hasta que se me olvide. Menos mal que no te dio por bailar en mitad del teatro.

manu dijo...

! Que la fuerza de la imaginación, unida, a la idiosincrasia de vuestras palabras, jamás os sea perecedera, Sherpcamelot !
En cinco palabras : IN, PRE, SIO, NAN, TE.

valkiria dijo...

demasiados dias sin decir nada. remedialo porfa. besitos . te kiero

Saturnino dijo...

Eso digo yo: demasiados días ¡

Anónimo dijo...

eso mismo digo yo.sincobesos.lola de cai

Saturnino dijo...

Pues yo digo lo mismo también

UNO más dijo...

Yo creía que el deporte nacional era el fútbol, pero parece que la tendencia está cambiando hacia la danza con mariposas.
El profesor de música no sería un barbas medio pelirrojo con una mentalidad distorsionada como tus retorcidas ensoñaciones.
Trabajáis mucho.
Buena entrada. Bien llevada.

Chica-T dijo...

Vaya tela... si hay que desempolvar tu blog!

UNO más dijo...

El pofre de música no respondería al nombre de Don Bernabé???

Sherpa dijo...

SIIIIIIIIIIII, D. Bernabé se llamaba!!!! Joé, Uno más que memoria, pero ya me lo podrías haber recordado antes, que llevo sin dormir desde que escribí la entrada.

valkiria dijo...

sherpita, cuentanos algo porfa k ya se nos estan secando las neuronas de no pensar. te kiero, besitos